Influir en la calidad del café

Para poder producir granos de café de calidad, los caficultores tienen que tener como meta una cosecha consistente de granos grandes. Eso implica gestionar la masa foliar de los arbustos con podas, y asegurar que las expectativas de calidad, o la granulometría del grano, no sean conflictivas. 

Es importante que lo máximo de frutos maduren juntos, así tener una producción pareja con pocos frutos inmaduros al cosechar. También es importante disminuir la amenaza de enfermedades como antracnosis. Los agricultores también tienen que proteger la calidad de la producción durante el primer paso del beneficio. Es un punto clave secar bien los granos despulpados. El proceso del beneficio húmedo supuestamente produce café de mejor sabor y color.

Café madurando

Nutrición vegetal y la calidad del café

Para obtener alto rendimiento de granos a una calidad pareja, es imprescindible una buena nutrición de la planta así influyendo en la calidad del café. 

El nitrógeno se requiere para buen desarrollo, pero demasiado a fases tardías del ciclo puede comprometer el tamaño del fruto. 

El cafeto necesita altas cantidades de potasio durante el cuajado y llenado del fruto, para maximizar la acumulación de azúcares en el fruto y finalmente para el tamaño del grano. El potasio se asocia con mejoras en la calidad del café en la taza.

Boro foliar y la calidad del grano del café

El calcio mantiene la calidad del fruto y mejora la tolerancia hacia las enfermedades del fruto. 

Magnesio y azufre pueden tener un efecto en el contenido de cafeína del grano. 

Los cafetos requieren altas cantidades de hierro, más de 2 kg/ha/año para producir arbustos sanos y de buena producción. Cualquier deficiencia de hierro puede tener efectos negativos en la calidad, dando como resultado granos amarillos. 

Micronutrientes aseguran en general el desarrollo sano y disminuyen la presión de las enfermedades.

Conoce los consejos de Yara sobre la calidad del café